RELATOS – CASO FYBECA – PARTE I

EJECUCIÓN EXTRAJUDICIAL Y DESAPARICIÓN FORZADA DE OCHO INDIVIDUOS EN FARMACIA FYBECA DE GUAYAQUIL.

El 19 de noviembre de 2003, minutos antes de las 07:00, Carlos Germán Andrade Almeida, pastor evangélico, se dirigió a la farmacia Fybeca ubicada en la ciudadela La Alborada, Av. Benjamín Carrión y Rodolfo Baquerizo, al norte de la ciudad de Guayaquil, para comprar pañales para su hija. En tanto, Guime Elisandro Córdova Encalada estaba a punto de terminar su jornada nocturna de trabajo como mensajero motorizado del local comercial.

Ese mismo día, aproximadamente a las 07:00, César Augusto Mata Valenzuela, junto a su amigo Jhonny Elías Gómez Balda, a bordo de un auto Chevrolet Swift negro de propiedad de éste último, salió de su domicilio con el propósito de comprar unos víveres para celebrar su cumpleaños. Un cuarto de hora más tarde se detuvo en una mecánica automotriz ubicada en el sector de La Garzota, para reparar uno de los neumáticos del auto y, minutos después, efectivos de la Policía Nacional llegaron al lugar y detuvieron a los dos hombres.

Esa misma mañana, Erwin Daniel Vivar Palma junto con su sobrina Seydi Natalia Vélez Falcones, se dirigían a una entrevista de trabajo. Aproximadamente a las 06:30, fueron interceptados por un vehículo de color gris, sin que Seydi Vélez pueda identificar si sus ocupantes eran policías o delincuentes. Fueron víctimas de un secuestro express, según se desprende de su testimonio. Seydi Vélez recuerda que estas personas la llevaron en el carro de su tío a la farmacia y en ese momento un sujeto la obligó a entrar y procedió a sacar un arma de fuego con la cual amenazó a las personas que se encontraban en el interior del lugar.

——

Aproximadamente a las 07:00 de la mañana, un grupo de asaltantes ingresó a la farmacia Fybeca, ubicada en ciudadela La Alborada. Casi enseguida, miembros de la Policía Nacional y del Grupo de Intervención y Rescate (GIR), bajo el mando del mayor Eduardo René González Flores, ingresaron al lugar y dispararon en contra de los presuntos delincuentes. Según el teniente de Policía, Darwin Alejandro Suárez Flores, que conformaba el grupo que ingresó a la farmacia, el mayor González cumplió órdenes del comandante general Jorge Poveda para la conformación de la patrulla. Además, su trabajo también era conocido por el coronel Marcelo Vega y el general Marco Cuvero.

Como resultado del operativo murieron ocho personas: Carlos Germán Andrade Almeida (cliente), Guime Elisandro Córdova Encalada (mensajero), José Vicente Cañar Reyes, Jasmany Alexánder Rosero López, Raúl Javier Salinas Chumacero, Miguel Ángel Quispe Portilla, Richard Gonzalo Tello Jácome, y Genry Germán Aguiar Vargas (presuntos delincuentes).

“La policía señaló que todos ellos murieron en un enfrentamiento armado cuando intentaban asaltar la farmacia”. Sin embargo, “Enrique Espinosa de los Monteros, jefe de Criminalística, después del peritaje balístico dijo que las armas de los supuestos delincuentes no fueron disparadas”. Además, según un informe del Ministerio Fiscal Distrital de Guayas y Galápagos que detalla el número de impactos de bala que recibió cada uno de los fallecidos, los autores de los disparos realizados contra ellos y que contiene los resultados del estudio de parafina efectuado a los mismos, se concluye que no existió un intercambio de balas entre los policías y los presuntos delincuentes.

En el mismo documento, Marcelo Eduardo Cevallos Duque, gerente general encargado de ETICFAR SA titular de Fybeca, refiere que “fue informado, por el ejecutivo Jhon Espinoza, a su teléfono celular del asalto y luego fue a la farmacia y la encontró acordonada y se enteró de los hechos, señala que el videocasete de la cámara de seguridad se había terminado y no estaba dentro del equipo”. Un testificante no identificado manifestó que “el cliente Carlos Germán Andrade Almeida gritaba no me maten, soy pastor evangélico, aquí está mi credencial”. Walter Javier Agusto Almeida indicó que “junto al cuerpo de mi hermano los policías habían colocado una granada. Él tenía ocho tiros por la espalda, estos significan que o bien fueron de atrás hacia adelante o en el piso, y yo estoy más que seguro que a él le dieron en el piso, por el grado de inclinación que tiene la trayectoria de los proyectiles”. El protocolo de autopsia corrobora su afirmación.

Guime Elisandro Córdova Encalada, al igual que Carlos Andrade Almeida, fue también confundido como delincuente “recibe tres disparos estando en el suelo acostado boca abajo, pero es el tiro dado en la nuca lo que produce su muerte”. Sus cuerpos se observan en la foto de la página opuesta.

Según Seydi Vélez Falcones, en el momento en que llegó a la farmacia Fybeca, a su tío Erwin Vivar Palma “lo cogió un hombre, que no sé si es policía o no”. La joven recuerda que “en la revuelta de la matanza no supo más de su tío”. Además “cuando ya había pasado toda la balacera, vi al que me tenía amenazada, lo vi en el piso, me quedó mirando. De ahí, vi a otro, también al lado, tenía un cuchillo, el otro tenía una granada, como tres, cuatro personas estaban ahí boca abajo, los tenían así como pisándoles las manos, contra la pared, en el piso y con la cabeza hacia arriba”.

Un policía vestido de civil le preguntó a Seydi Vélez Falcones por uno de los hombres que se encontraban en el piso, sin embargo ella desconocía de la identidad del sujeto. Los policías la llevaron a la parte exterior de la farmacia y allí “yo le dije a uno de los policías vestidos de civil que había uno que me había apuntado, que era el que estaba ahí en el piso, entonces dicen: ‘pero usted va a ir a hacer las declaraciones allá en la PJ [Policía Judicial]’ yo digo bueno. Después de un rato me cogieron y me subieron al carro, a una Pathfinder y me dijeron que yo estaba detenida. Cuando yo subí estaba un gordo, tapada la cara con la propia camisa, era una camisa roja, y me senté al lado; al rato trajeron a otro hombre de camisa blanca también tapada la cara y esposado.

Entonces, él le pidió a la Policía “luego supe eran Sergio Gaibor y el ex agente Érick Salinas” que le aflojara las esposas porque le estaba cortando la circulación y uno de ellos le respondió que no, que igual él iba a morir, así que no se estuviera quejando”.

Después a Seydi Vélez Falcones un policía le cubrió el rostro con un pasamontañas, el automóvil donde se encontraba rodó unas cuadras y luego fue trasladada por los policías a otro automotor.

Desde ese momento no conoció más sobre los dos sujetos que se encontraban en la Pathfinder.

Minutos después, en la Policía Judicial de Guayas –afirma que le pusieron un líquido frío en los brazos y le condujeron al Cuartel Modelo de Guayaquil, lugar en el que los policías la acusaron de pertenecer a la banda que intentó asaltar la farmacia Fybeca.

La esposa de César Augusto Mata Valenzuela, Heidi del Rocío Camacho López, aproximadamente a las 07:30, llamó a su esposo a su teléfono móvil y le extrañó que su cónyuge no contestara, “yo seguí insistiendo, veía una cabinas telefónicas y llamaba, veía otra cabina y llamaba. Entonces como a las ocho, me contesta un tipo con una voz media apaisanada así con acento serrano me dice: ‘no, si tu marido está muerto ahí en la Fybeca’. Le digo: ‘¿Qué?’ y me colgaron. Después de como dos horas me contestan otra vez y me decían: ‘no, anda a verlo que está muerto en la morgue’, después me decía: ‘no, anda a verlo que está preso en la PJ’, después ‘anda a verlo que está en Perú’, algo así me decían”. Cerca de la 09:30 una vecina de María Dolores Guerra Tábara, esposa de Jhonny Elías Gómez Balda la llamó y le comunicó “‘hemos visto el carro de Jhonny en una farmacia de La Alborada en la televisión, dicen que lo han detenido y parece que han matado a mucha gente ahí’.

Yo no podía aceptar, llamó al celular de Jhonny y sonaba apagado y me comienzo a preocupar más. Volví a llamar a Jhonny pero no contestaba. Cojo un taxi, el taxista me dice: ‘la voy a llevar al Cuartel Modelo ahí es donde los llevan cuando los detienen’. Llego al Cuartel Modelo y me topo con muchos policías a la entrada y cuando yo les nombré la farmacia, para esta gente era un terror, pude ver en ellos una cara de prepotencia y entonces dicen: ‘no, no, no, usted aquí no puede venir a preguntar eso, aquí nadie la va a dar información de eso, donde usted tiene que ir a ver y búsquelo es allá atrás en la morgue aquí no hay nada, cuando la gente muere es allá donde los llevan’”.

La esposa de Carlos Germán Andrade Almeida, Eufemia Dolores Vélez Párraga al enterarse del intento de robo en la farmacia Fybeca acudió al lugar: “cerca de las diez de la mañana vi que estaban subiendo los cadáveres, y cuando yo veo que sacan uno, -van por números- dos -van por números- tres, cuatro y el quinto era mi esposo, pegué un grito exclamando que era su esposo. Y ahí, un policía pequeño me dijo: ‘¡qué dice! si todos los que han muertos ahí son delincuentes!’ y le dije: ‘¡delincuentes! ¡Cómo que delincuentes! Mi esposo vino a comprar el pañal’; ¡no! me dijo: ‘nosotros a esta banda la estamos siguiendo hace ocho días atrás’. Entonces, le dije: ‘no, está equivocado señor, mi esposo vino a comprar el pañal a este lugar y no me ha regresado’. Yo me lancé hacia él [hacia el cuerpo de su esposo] y los policías rastrillaron sus armas y se lo llevaron, y solamente la gente me decía: ‘vaya a la fiscalía, vaya a la fiscalía, ponga la denuncia’”. Eufemia Dolores Vélez Párraga, el mismo día de los hechos a las 12:00, denunció ante el agente fiscal del Guayas el asesinato de su esposo a manos de efectivos policiales.

Dolores Alexandra Briones Soriano, esposa de Guime Córdova Encalada más o menos a las 10:00, recibió la visita de sus cuñados que le informaron que su esposo había sufrido un accidente. Luego se trasladó a la farmacia Fybeca de Los Ceibos, donde su marido trabajaba hasta las 00:00 del día anterior, en este lugar un empleado del local le dijo que Guime Elisandro Córdova Encalada había muerto en la farmacia del sector de La Alborada. Cuando llegó al lugar de los hechos, recuerda que trató de ingresar al local comercial “no me dejaron los policías porque todo estaba rodeado, en eso se me acerca un periodista del diario El Universo y me dice: ‘señora tranquilícese, mire las fotos que le voy a pasar’, el chico había tomado todas las fotos, pasa una tras otra, tras otra, yo como estaba desesperada yo no las vi al comienzo. Yo seguía gritando: ‘no por favor, no está aquí’, el chico me dice: ‘señora cálmese, séquese las lágrimas y vuelva a mirar las fotos detenidamente con tranquilidad’, en eso ya en la segunda vez, alcanzo a ver a mi esposo, mis palabras en ese momento fueron: ‘¡malditos, desgraciados, asesinos mataron a mi esposo!’.

No pude ver el cuerpo de mi esposo hasta que un carro grande de cajón de la Policía llegó, y botaban los cuerpos uno tras otro como si fuesen animales muertos”. Por otra parte, a las 11:00 mientras Mireya Vélez Falcones, esposa de Erwin Vivar Palma y tía de Seydi Vélez Falcones, se encontraba en su casa, vió en la televisión un flash informativo que comunicaba sobre un asalto en la farmacia Fybeca y la detención de una joven, “cuando vi el nombre completo y me di cuenta de que era mi sobrina. Automáticamente bajé, hice la llamada al celular de mi marido y él me contestó, él me dijo: ‘Mireya estoy preso, estoy preso, me quieren matar, cuida a mi hijo, cuiden a Seydi, me tienen en una emboscada, me van a quitar el celular”.

Alrededor de las 14:00 del mismo día, Seydi Vélez Falcones fue llevada al domicilio de un agente que se hacía llamar Romancito, que había participado en el operativo encubierto como periodiquero.

La joven refiere que el agente “me dijo que me iba ayudar; me estaba conversando lo que tenía que decir: ‘mira, tú tienes que decir esto: que los delincuentes dispararon y que la Policía respondió los disparos ’. Y le digo: ‘Pero es que así no sucedieron las cosas’. El agente respondió: ‘Es que tú tienes que decir eso. Yo voy a declarar también, cómo te cogieron a ti y todo, pero tú, mira, tú tienes que ayudarnos a nosotros, para nosotros ayudarte a ti”.

CONTINÚA…

 

About these ads

2 Respuestas a “RELATOS – CASO FYBECA – PARTE I

  1. ESTIMADOS AMIGOS:
    Soliciten al sitio UN.ORG/ES de la organizacion de las naciones unidas a mi email denominado CRONOLOGIA MUNDIAL porque resuelve a la absolucion demografica mundial de la delincuencia y del ecumenismo cristiano eclesiastico como tambien resuelve a la fusion como tambien a la preservacion del pueblo aborigen mundial y resuelve al peligro inminente del planeta. Para alcanzar la paz de la delincuencia tuve que ser lider universal de cada delincuencia especial para alcanzarla como objetivo exclusivo de los delincuentes.

    Atentamente:
    Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
    Documento de identificacion personal:
    1999-01058-0101 Guatemala,
    Lider universal de la central de inteligencia americana, Lider universal de la milicia y Superintendente gubernamental de la organizacion de las naciones unidas.

  2. AVECES LA INFORMACION SIRVE DE MUCHO..EN ESTE CASO LAS COSAS TODAVIA TIENEN QUE ACLARARSE Y DAR CON LOS CULPABLES DE ESAS MUERTES INOCENTES ASI SEA POR CULPA DE LOS POLICIAS..
    POBRES MADRES.`..POBRES ESPOSAS..POBRES HIJOS QUE SE QUEDAN SIN PADRE..

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s