RELATOS – CASO NAHÍM ISAÍAS – PARTE II

SECUESTRO DE NAHÍM ISAÍAS: EJECUCIONES EXTRAJUDICIALES, DETENCIONES Y TORTURAS

El 11 marzo de 2009, la Comisión entrevistó a Abdalá Bucaram Ortiz en la ciudad de Panamá. Sin que la Comisión indague puntualmente sobre este suceso, el abogado Bucaram Ortiz lo relató de manera completamente coherente con la versión de Juan Cuvi, exceptuando la orden que  supuestamente dio para que los policías continúen con las torturas. Sobre este punto, más bien supo decir que los torturadores se sorprendieron al verlo entrar y por tanto suspendieron las torturas. Comentó que el no dio ninguna orden explícita a los agentes para que paren, aseguró que no lo hizo porque no era de su competencia. Sin embargo, explicó que con su presencia y por su autoridad éstas habían cesado. No comentó sobre si supo que las torturas se habián reanudado cuando se marchó.

El segundo hecho que varió la situación, siguió comentando Juan Cuvi, fue la confirmación de la identidad del otro detenido colombiano, Henry Guevara Sánchez. “Confirmaron así la participación en el operativo del M-19 y, por lógica deducción, la de AVC; además, parece que ante la contundencia de las evidencias, el compañero aceptó la verdad de los hechos”. Cuvi confesó que a partir de aquí lo interrogaron con la certeza de ser miembro de AVC, y ya no solo sobre el paradero de Isaías. “¿Qué eres?, ¿Qué cargo ocupas?, ¿Dónde están Fausto Basantes, Arturo Jarrín, Mireya Cárdenas?”.

“Apareció por primera vez un torturador encapuchado. Posteriormente, cuando se hizo costumbre, unos entraban con pasamontañas de lana oscura, otros aparecían con las capuchas de la organización, las que decían AVC. Hasta entonces, ni los agentes habían utilizado la tenebrosa capucha, ni yo había sido vendado. El torturador tenía toda la apariencia de ser un oficial de cierta edad, traía en la mano un aparatito negro parecido a rasuradora eléctrica. Con eso me aplicaba fuertes descargas eléctricas en los ojos, nuca, cabeza y genitales”.

Juan Cuvi manifestó que las preguntas en este punto eran más concretas sobre su formación y   educación. Señala que confesó entonces una participación “aislada” en el secuestro de Nahím Isaías. Incluso, en aquellos días de cautiverio, Juan Cuvi afirmaría haber distinguido a altas autoridades del gobierno central y otras muy vinculadas a él. En una de las entrevistas la víctima señaló:

“A mí me bajan dos veces. Viernes o sábado debe haber sido. Entonces a mí me bajan, y entro a una oficina y me siento, yo ya estaba vendado. Entonces yo me siento y estaba este Capitán Cascante, se para atrás mío, había una mesa ahí, una mesa, al frente. Y de pronto, como yo tenía despegado de aquí, se refiere a la cinta adhesiva en sus ojos, veo unos cuatro pares de zapatos y pantalones; y uno de los pantalones  me acuerdo hasta ahora, era blanco. Entonces yo veo, y eran zapatos finos, tú te das cuenta, no eran zapatos de policía. Se notaba que eran zapatos finos, era un pantalón celeste y uno blanco. Entonces yo veo, o sea yo estaba de frente, y sí podía ver la mesa y ahí estaba la gente de los zapatos y este capitán Cascante me hacía el del teléfono ´Habla carajo`. Bueno, me golpeaban, y me daban golpes en la espalda y me preguntaban, pero me preguntaba alguien que no era ninguno de estos, se refiere a los de la mesa. Ahí estuve un buen rato, supongo que unos veinte minutos he de haber estado, y seguían las preguntas. Después me sacan, yo salgo por esta puerta, y enseguida estaba la escalera, que es una escalera pegada a la pared. Entonces yo subo caminando y aquí estaba la puerta donde entraba a las salas donde se torturaban de arriba.

Entonces a lo que yo voy subiendo me cogían de la mano, entonces yo iba subiendo, porque se supone que yo no veía, entonces me decía: ´Sube`. Entonces a lo que yo llego acá, al descanso antes de entrar, me doy la vuelta y ahí sí tenía una visión panorámica total; y me doy la vuelta y estaban saliendo de la oficina: Febres Cordero, Marcel Laniado, Jaime Nebot y Charly Pareja. Y entonces yo les veo y eran los pantalones y los zapatos”.

Posteriormente, ya con las consecuencias de las torturas, Juan Cuvi fue trasladado al Cuartel del Ejército, 5º Guayas, y con este motivo se le hizo una revisión médica. En informes de inteligencia presentados por el Ministerio de Defensa, se logró identificar un certificado médico con fecha 12 de agosto de 1985 (su detención se produjo el 7 de agosto), firmado por el Dr. Freddy Garnica, médico residente. El informe médico señala evidenciasde maltratos como:

“PACIENTE PRESENTA:

HEMATOMAS: Tórax Anterior y posterior. Abdomen. Región lumbar y sacra. Glúteo izquierdo. Extremidad inferior izquierda, rodilla y pie derecho en especial segundo y tercer dedo. Extremidad superior derecho en brazo. Muñeca bilateral, oreja derecha.

ESCORACIONES: Generalizadas en todo el cuerpo. A nivel de mano derecha herida en dedo pulgar e índice, dificultad  para la de la mano.

Paciente presenta debilidad muscular en extremidades superiores bilaterales. Abscesos en rodilla derecha, más acentuada, e izquierda. Dedo pulgar de mano derecha. Paciente deberá recibir antibióticos, analgésicos y anti inflamatorios por cuanto puede presentar fuertes infección por los hematomas y abscesos”.

Con esa misma fecha, se encontró un informe presentado al Jefe Provincial del Servicio de Investigación Criminal (SIC) del Guayas, denominado Reporte y resumen de investigaciones realizadas a los detenidos del 7 de agosto de 1985, firmado por el Capitán Vicente Cascante y el Subteniente Alberto Revelo, quienes al suscribir el informe aparecen como los responsables de las investigaciones e interrogatorios a Juan Cuvi y responsables, por tanto, de su estado de salud. Respecto a los colombianos detenidos, José Guevara y Fernando Carmona, también existen evidencias de maltrato. En documentos de Inteligencia del Ministerio de Defensa, se pudo localizar informes médicos relacionados con estas dos personas. En dichos informes, Freddy Garnica, médico residente de Hospital de Brigada, señala las escoriaciones y hematomas encontrados en Guevara y Carmona. Y para el 16 de agosto se elaboró un parte del coronel de Policía Milton Andrade para el teniente coronel Amado Ojeda Jefe de Investigaciones del SIC-P donde adjunta los informes de las investigaciones de Juan Cuvi, Henry Guevara y Fernando Carmona.

Mientras tanto, en lo concerniente a Isaías Barquet y a su condición de secuestrado, como se mencionó, el plan original de llevarlo a la ciudad de Manta se vio frustrado cuando los plagiadores se sintieron cercados en las afueras de Guayaquil. Debieron improvisar un nuevo plan, incluyendo la determinación de una casa para mantenerlo mientras negociaban su liberación. En un principio lo llevaron a Urdesa, sector residencial de Guayaquil; pero esa opción dadas las capturas realizadas por la Policía no podía considerarse como un sitio definitivo de retención. Además, ante las detenciones, varios dirigentes de AVC de Guayas debieron sumarse para atender la situación, a pesar de que algunos –como es el caso de Patricio Baquerizo- desconocían del operativo. A partir de ese momento, Baquerizo por AVC y Germán Sarmiento por el M-19, asumieron responsabilidades en las acciones.

El 19 de agosto de 1985 el presidente León Febres Cordero envió un oficio al Director Nacional de Investigación Criminal, Gustavo Gallegos, y al Jefe operativo del SIC P, Edgar Vaca, manifestando que “el proceso de investigación deberá ser reportado en sus avances diariamente, a este despacho en la persona del Abogado Carlos Pareja a los señores Ministro de Gobierno Robles Plaza y Gobernador del Guayas Jaime Nebot”. Ya desde el 20 de agosto de 1985 se pudo mirar la coordinación detallada entre fuerzas militares y policiales, y a la vez concebir un plan con grupos operativos. Esto puedo corroborarse en el documento firmado por el Mayor Edgar Vaca donde expuso un parte de reunión: bajo la dirección de la policía Nacional y con la cooperación del ejército ecuatoriano perteneciente al Servicio de Inteligencia al mando de Mi Coronel DANIEL ESPINOZA… Luego de diferentes actuaciones de Srs. Oficiales presentes se pide establecer lo siguiente:

1 Nombre del Operativo: HUANCAVILCA

2 Antecedentes del Secuestro al Sr. NAHIM ISAÍAS B.

3 El Secuestro

6 Formación de Grupos Operativos

7 Asignación de deberes y atribuciones a cada grupo

9 A las 15h00 nos reunimos en la Sala de Clases del Cuartel Modelo; lugar donde se dio lectura la designación de los Grupos, en presencia del personal integrante”.

Además, la Policía Nacional había intensificado las investigaciones y había emitido la orden de recorrido en carreteras donde “El Señor Cap. Capitán MARCELO VEGA se vaya de recorrido en las zonas de: Nobol-Lomas de Sargentillo-Cañas-Cañitas- Guale-Cascol”. En el operativo también participaron los policías Leonardo Brito, Jorge Guaranda y Arturo Villamarín con la sigla CONEJO 125. Para el 23 de agosto, Alfonso Benavides estaba ya Identificado, pues existió un parte en el que se afirmó, en base a las investigaciones a los vecinos de la casa que Cuvi había alquilado en La Alborada, lo siguiente: “y continuando con las preguntas y por las características dadas por la señora a la fotografía presentada identificó a ALFONSO BENAVIDES ESTEBAN “ANDRES””.

El banquero fue trasladado de la casa del barrio Urdesa, ubicada en las calles Ficus y la Cuarta, a la casa del barrio El Seguro, situada en la calle Asunción, entre Bogotá y La Habana. Por un desperfecto en el sector, el 25 de agosto de 1985 se interrumpió el fluido eléctrico en la casa de El Seguro donde provisionalmente habían reubicado a Isaías. Esa noche, Patricio Baquerizo, Alfonso Benavides y Juan Carlos Acosta salieron en un vehículo en busca de comida; el primero sugirió que lo dejaran cerca de un restaurante y él regresaría en taxi a la casa de El Seguro, mientras que los otros fueron a realizar una llamada telefónica para luego retirarse a la casa en Urdesa. Al parecer de Patricio Baquerizo, Juan Carlos Acosta y Alfonso Benavides fueron detectados desde el lugar donde realizaban las constantes llamadas telefónicas a Colombia y afirma que “para este entonces ya están aquí colaboradores del FBI, de Inteligencia Colombiana, Israelitas, aquí ya están un sinnúmero de gente. Se supone que ponen un satélite a la disposición para interceptar todas las llamadas entre Ecuador y Colombia”.

A la mañana siguiente, Patricio Baquerizo encendió el radio a las 5h00 y escuchó del periodista Hugo Fernández Calles la noticia de que había sido detectada la casa en Urdesa, donde se había producido un enfrentamiento y, fruto de ello, existían dos detenidos que estaban heridos de bala: Alfonso Benavides, con un tiro en la boca del estómago, y Juan Carlos Acosta (hijo de Francisco Acosta Yépez, ex ministro de Relaciones Exteriores) con una herida en el muslo derecho, exactamente en el fémur.

El operativo policial había sido realizado bajo la conducción del coronel Gustavo Gallegos, a las 02h30 de la madrugada del 26 de agosto de 1985, según el mismo lo afirma:

“En la tarde, se hicieron algunas incursiones, encontrándome a eso de las once de la noche descansando, leyendo todo lo que había, llega un oficial y me dice: “Mi Coronel (yo era Teniente Coronel) de una de las vigilancias, dos sujetos llegaron a Urdesa y están ahí ya con vigilancia montada -no recuerdo- por la calle Ficus -algo así, las direcciones creo que deben tener ustedes o si me permiten les doy-”. Me levanté, fuimos a esta sala de clases que le digo a ver a los detectives… es que yo estudié antes en Guayaquil como Capitán, por eso conocía esta sala que la creé con mi Coronel (Teniente) Rueda. Bien. Y me fui al Cuartel Modelo que queda ahí mismo y les desperté a estos pobres muchachos. Eran unos once jóvenes oficiales la mayor parte, al Capitán Robalino le topo así (Coronel retirado, actualmente), pega un salto pero: “No, tranquilo, Capitán, vamos a hacer una incursión”. Entonces les llevé a todos ellos a esta sala de clases y les dije: “Esta es la Ficus, esta es la cuarta transversal (creo que es), esta es la casa. Entonces, pedí personal. Llevé –creo- como doscientos policías, cerqué una o dos manzanas porque tenía miedo que explote algo, sabíamos de explosivos de antemano” 

CONTINÚA…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s