RELATOS – CASO MARINA CARAZO – PARTE II

DETENCIÓN ARBITRARIA, TORTURA Y VIOLACIÓN EN CONTRA DE COLABORADORA DE GRUPO REVOLUCIONARIO.

Luego fue regresada a las oficinas del Cuartel Modelo, donde la pasaron a las celdas preventivas:

“Después me metieron en un camión y me llevaron a la Penitenciaría del Litoral. Cuando íbamos a la penitenciaría éramos unos quince detenidos, todos hombres [con excepción de ella]. Ahí pararon el furgón. Había un muchacho herido en una pierna. Era del M-19. Estaba muy callado, encogido. Le dijeron que bajara. Le empujaron y le tiraron para abajo. Le dijeron que empezara a andar. Y a los tres metros o así le dispararon y lo dejaron al borde del camino (llora) y después continuamos. Durante el tiempo que estuve presa en la Penitenciaría del Litoral, (fueron seis días) vivía con Gardenia Baquerizo y otra muchacha que no recuerdo el nombre [se refiere a Hilda Astudillo] ambas estaban llenas de moratones y quemaduras en los brazos, piernas [y] entrepiernas por las descargas eléctricas que les habían aplicado”.

Luego de haberle tomado fotografías y registrado sus huellas dactilares, con la orden del fiscal primero y el pago de una fianza por parte de la Asociación de Profesores de la Universidad, Marina Carazo fue sacada de la penitenciaria:

“Mientras me pasaban de un juzgado a otro, [miembros de] la asociación de profesores de la universidad, llegaron un día a las 7:00 horas de la mañana y delante de mí, pagaron 100.000 sucres a los que estaban de guardia y me sacaron de allí, no sin antes pasar por la recepción central, antes de que llegara el director de la penitenciaría, donde me fotografiaron, cogieron mis huellas digitales y me ficharon como terrorista, con su número correspondiente.

Según me explicó el presidente de la asociación de profesores, habían aprovechado el lapso de tiempo, del paso de un juzgado a otro. En resumen me acusaban de pertenecer a la cúpula de Alfaro Vive Carajo, de ser miembro de ETA, y pedían para mí diez años de cárcel”.

Su situación de cautiverio en ese lugar fue también difundida por periódicos del país vasco, en una de cuyas notas se dice lo siguiente:

“GUAYAQUIL (Ecuador). Efe. La española Marina Carazo, de 32 años, se encuentra detenida en la cárcel del Litoral, de Guayaquil, bajo la acusación de militar en el grupo guerrillero Alfaro Vive Carajo. Marina Carazo natural del Berango (Vizcaya), fue detenidapor el servicio de información ecuatoriana el pasado 4 de diciembre, aunque su detención no trascendió hasta el día de ayer”

Salió de la penitenciaria el 13 de diciembre de 1985 gracias a la ayuda de catedráticos de la universidad estatal, pero inmediatamente pesó sobre ella otra orden de prisión dictada por el intendente de Policía Enrique Campusano: “Casi al mismo tiempo de que el juez penal disponía su libertad, el intendente de Policía, Enrique Campusano Núñez, puso a órdenes de las autoridades de migración a Marina Carazo, calificando su estadía en el país como ilegal, luego de entrevistarse con el Cónsul de España en Guayaquil”.

Marina Carazo tuvo que esconderse para salvaguardar su integridad, pues la persecución era intensa, como puede leerse en un recorte de prensa: “Efectivos de seguridad policial continuaban hasta ayer buscando en forma intensa a Marina Carazo Fernández, de nacionalidad española y profesora de la Universidad de Guayaquil, para proceder a su detención y posterior deportación del país”.

Al respecto relató cómo fue detenida por segunda vez el 26 de diciembre de 1985:

“Me llevaron a la casa de una pareja del Partido Comunista. De ahí me dijeron que iban a llevarme al hospital para que me vieran. Cuando salimos había dos coches parados y al verlos nos fuimos en otro carro al hospital, pero me detuvieron y dijeron que eran de la Interpol. Según ellos el gobernador Nebot estaba enfurecido y la orden era: viva o muerta. También me vendaron los ojos, pero está vez no me torturaron físicamente. Me dolía todo pero estaba mentalmente en otro sitio, veía imágenes de colores, luego de repente me quedaba ciega. Tengo la sensación de que si recuerdo eso voy a morir. Aunque no tengo miedo a la muerte… no tengo que recordar”.

En esta detención fue nuevamente llevada al Cuartel Modelo, reconoce que aquella detención “fue más llevadera. Me llevaron a un lugar donde estaba la Preventiva, como en las afueras de Guayaquil, como cerca de la Ciudadela Universitaria, no sé si antes o después. En esa segunda detención me dieron algún empujón, pero no me hicieron nada. Estaba en la Preventiva nuevamente, pero eran otras celdas”. Su segunda detención se corrobora con recortes de prensa, uno de ellos refiere que: “La profesora española Marina Carazo Fernández fue arrestada ayer e incomunicada estrictamente fue detenida cuando salía de un domicilio ubicado en las calles Quisquís y Quito, junto a Felipe Carrera, el pastor Hugo Robalino y el Doctor Jorge Toro, quienes fueron libertados más tarde”.

El día 28 de diciembre de 1985, la Dirección Nacional de Migración a través de una carta confirma al gobierno español la deportación de Marina Carazo, señalando en una parte de su texto lo siguiente:

“Con la presente comunicación me permito poner a sus órdenes a la ciudadana española MARINA CARAZO FERNÁNDEZ; a quien el señor Intendente General de Policía del Guayas, mediante of. #8502-IGPG de fecha 26 del mes actual, el ha calificado la DEPORTACIÓN a su país de origen”.

La noticia de su deportación fue también publicada en un diario vasco de la época: “La profesora vasca Marina Carazo, natural de Berango partió ayer rumbo a España”. Y en fecha posterior, el diario se refiere al itinerario de Carazo: “La profesora Marina Carazo, natural de Berango y deportada de Ecuador llegó ayer al aeropuerto de Madrid-Barajas y viajó posteriormente a Estocolmo”.

 

Sobre el trámite de su deportación, su arribo a Madrid y posterior viaje a Suecia, Marina Carazo relata lo siguiente:

“De ahí me sacaron, me llevaron al aeropuerto, le pasaron el pasaporte al cónsul y a la Policía y de ahí al capitán del avión. Al llegar a Madrid me interrogaron como nueve horas. El embajador no me preguntó nunca qué había pasado conmigo, solamente en el aeropuerto. Me dijo que había hecho todo lo posible por mí, pero le dije que él no había hecho nada, ni siquiera había venido a verme, ni siquiera me daba mi pasaporte. Después en Madrid tuve un largo interrogatorio, en que me preguntaron qué hacía en Ecuador, sobre mis vinculaciones allí y aquí, pero les dije que no sabía nada. ¿Y por qué te vas a Suecia? Porque necesito cambiar de aires, estoy cansada de todo esto, les dije.

Me fui a Suecia porque el hermano de Jorge Miranda [con quien había llegado a Ecuador] vivía en Suecia, trabajaba como traductor. Por eso fui allí. Estuvieron dudando dónde mandarme. Medieron el refugio por razones humanitarias, porque como España es Europa no podían darme asilo político. Además estaba la acusación de “terrorista” que hacía que no [puedan] darme el refugio. Yo dije la verdad, pero no sobre que había estado colaborando con Alfaro [Vive Carajo]. Para poder asistir al médico y al psicólogo, me dieron el estatuto de refugio. Tenía después control al teléfono, etc. y tenía que cuidarme un poco también. Cuando iba a la casa del hermano de Jorge Miranda a las pocas horas iba la Policía a chequear”.

Los efectos y secuelas físicas y psicológicas que Marina Carazo sufrió y sufre por motivo de su encarcelamiento y de las torturas a las que fue sometida, se señalan en varios documentos. Este tema no ha dejado de ser también un campo en el cual la Policía Nacional ha pretendido desvirtuar  informes de los que derivan evidencias de su actuación. Muestra de aquello es la evaluación del doctor Alberto Santos Reyna publicada en Diario Hoy, donde afirma lo siguiente:

Marina Karazo sufría trauma en la espalda (escápula derecha) hematoma e inmovilización de la articulación del hombro del mismo lado. Trauma y hematoma en las articulaciones de las muñecas. Hematoma en pómulo izquierdo con fractura de pieza molar. Presenta hematuria. Dolor tipo ardor en epigastrio y alteraciones de tipo emocional por lo que presenta una gastritis aguda. La Sra. Karazo se encuentra en el momento en un estado de Estrés muy agudo”.

Empero, días después se hizo público un certificado médico enviado por el teniente coronel de Policía Holguer Santana, jefe del Servicio de Investigación Criminal del Guayas. Según dicha información señaló que el “verdadero certificado, otorgado por el Dr. César Romero V. de la Junta Provincial de Guayas de la Cruz Roja Ecuatoriana diciendo que Marina Carazo refiere tener cefalea, dolor a nivel del tórax y región lumbar. Al examen físico no presenta huellas de maltrato alguno, presenta caries dental y su estado psíquico es tranquilo. A la auscultación ruidos cardiopulmonares normales. Signos vitales dentro de parámetros normales”. El mismo teniente coronel manifiesta en dicha publicación que la situación identificada en el informe anterior del doctor Alberto Sánchez Reyna es “absolutamente falsa, carente de veracidad en todos sus puntos.”

Por otro lado, el informe de la Cruz Roja Sueca, elaborado con ocasión de su arribo a Estocolmo el 12 de mayo de 1986, algo más de cinco meses después de su detención por más de veinte días en Ecuador antes de su deportación a España, afirmó lo siguiente:

“Síntomas: Marina tiene dolor de cabeza y dolor en la mandíbula izquierda, también la vejiga y vientre al mismo tiempo que un aumento de peso. Ella ha sido tratada por nuestra dentista Inkeri Beranthin por una atrofia en la mandíbula, que en la literatura médica se describe como el resultado de sufrir cárcel y tortura.

Los problemas psíquicos: Marina está claramente deprimida y sufre diariamente ataques de angustia. No sentir nada significa mucho para ella, ya que no puede experimentar ningún sentimiento. Conclusión y evaluación: Se trata de una mujer de 33 años, que se ha demostrado que ha sido sometida a tortura, sufriendo las secuelas que esto conlleva”.

Al hablar sobre los daños y lesiones que le han afectado como secuelas de las torturas, Marina Carazo narra que:

“Ahora se me caen los dientes después de todo eso, de los golpes y de que me metieron la cabeza en un balde o bidón y se me infectó la mandíbula. Cuando ya llegué a Suecia los dolores eran insoportables, de cabeza y de todo. Me sacaron una muela, me dieron ocho puntos y me mandaron a otro lugar, al centro de torturados para tratamiento, ahí trabajaba una dentista para ellos. Me sacaron radiografías. Se dieron cuenta que me faltaba una parte de la mandíbula como consecuencia de eso.

De los colgamientos, desde entonces me ha quedado como un dolor, como que ha quedado una interrupción en el nervio. Me lo miraron en Suecia. Se me duerme este brazo derecho, sobre todo algunos dedos.

Durante tiempo tuve que dormir en un colchón como en V de forma que se me soldara bien la cadera, no sé.

Mi salud se ha deteriorado,  lo del esternón y las costillas es como el reuma que [le] queda a uno con algunos dolores, pero bueno. Lo de la boca sí, se me van a caer algunos dientes como consecuencia de todo eso. Me tengo que poner otra dentadura postiza. Las violaciones fueron varias veces también. Eso ha tenido un impacto psicológico. Todavía hoy no soporto que alguien me hable así al oído, sentir el calor cerca, eso ya no lo soporto (llora)”.

Luego de cinco años de permanecer en Suecia, Marina Carazo, obtuvo su nueva condición de ciudadana sueca, trámite para el cual renunció a su ciudadanía española y por matrimonio ha cambiado, además, sus apellidos lo cual le otorga la posibilidad de “borrar todo rastro” porque incluso tuvo un episodio de allanamiento y sustracción de bienes en una casa en la que vivía hace algunos años.

…FINAL

Anuncios

Una respuesta a “RELATOS – CASO MARINA CARAZO – PARTE II

  1. Pingback: Tweets that mention RELATOS – CASO MARINA CARAZO – PARTE II « Comunidadreal's Blog -- Topsy.com·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s