RELATOS – CASO MARÍA ROSA CAJAS

DETENCIÓN Y TORTURA A MILITANTE DE GRUPO REVOLUCIONARIO

El 21 de octubre de 1986, aproximadamente a las 16:30, María Rosa Cajas Lara y Betty Basantes, militantes del grupo Alfaro Vive Carajo, fueron detenidas por elementos de la Policía Nacional vestidos de civil, cuando se encontraban en el sector del parque La Carolina al norte de Quito.

Fueron trasladadas al Servicio de Investigación Criminal de Pichincha (SIC-P), cuyo jefe provincial para la fecha era Hólger Santana Mantilla. En este lugar, según su testimonio, “ me separaron de Betty y comenzaron los insultos; al principio fue una persona que debe haber respondido al grado de capitán, pero era policía… comenzaron los golpes en la cara y la cabeza, trataban de que entregue a alguien; en mi libreta tenía puntos de contacto con otros compañeros y trataban de que reconozca a alguien. Me desnudaban, me ponían agua y venía la electricidad en los senos; me guindaron de los pulgares; me pusieron una funda con gas que me quemaba; cuando me acostaban en el piso con los brazos hacia atrás se paraban en la espalda. Hubo allanamientos y amenazas a mi familia, fueron apresados mi cuñado, mi hermano, mi hermana. Fui amenazada de muerte, introduciendo armas en mi boca”.

Estuvo detenida en el Servicio de Investigación Criminal de Pichincha, hasta el 24 de octubre de 1986, para luego ser llevada a la Cárcel de Mujeres de El Inca. “Pude darme cuenta de la presencia del agente 111 desde el momento de ser detenida, en la tortura y hasta que fui entregada a la cárcel”. Este agente era Raúl Eduardo Venegas Menéndez quien también fue identificado por miembros del Tribunal de Garantías Constitucionales que presenciaron en la Cárcel de Mujeres el ingreso de la señorita Cajas Lara para su internamiento, acompañada por el agente 111, a quien el secretario de la comisión hizo constar, frente a los presentes, el estado de postración física y psicológica en que entregaba a la detenida. Ella llegó caminando dificultosamente, ayudada por el mismo agente y un guía, las manos colgando inutilizadas y con la mirada vaga y desorientada, tanto que tardó en darse cuenta dónde se hallaba y en contestar a las primeras preguntas que se le hicieron”.

Varios días después, fue una agente fiscal a “tomar mis declaraciones, la declaración escrita, el testimonio. Por ahí alguien me tomó unas fotos. Pero yo ayuda médica especializada de mis golpes, no la tuve”. “Cuando ya se encontraba en la cárcel supo que su detención fue difundida por la prensa con una foto mía, era chistoso: o sea, después que uno terminaba tan mal, amoratada, la cara hinchada y todo, nos maquillaban para las fotos; casi estuve toda la noche con rayos infrarrojos y cremas, me imagino que sería desinflamante, toda la noche pasaba así querían borrar evidencias obviamente”.

A los tres meses de permanecer en la Cárcel de Mujeres “… no recuerdo en qué juzgado, nos absuelven a las dos y a los tres meses que mi familia llega con la resolución para que yo salga en libertad, sale esta otra compañera y yo no. Entonces la directora me dice: ‘es que no ha traído completa la documentación, necesitamos algo más’. Y entonces me dice: ‘tienes que salir por la puerta grande, tienes que esperar, no te preocupes’. Se presentaron nuevos cargos en su contra y por ello afirma que no permitieron por ningún punto de vista que yo salga. Entonces hicieron lo posible y después una chica presa que era muy amiga de la directora, ella había estado en la dirección me dijo: ‘lo tuyo se retrasó hasta que por órdenes de Robles Plaza que había dicho que no te pueden dejar salir, que se invente cualquier cosa la directora para que le dé tiempo a ellos a traerte nuevos juicios’. Y eso fue lo que pasó exactamente…”.

Permaneció tres años en la cárcel por otros juicios en su contra. Fue constantemente hostigada por agentes encapuchados que ingresaban a su celda con el pretexto de buscar documentos. A finales del año 2007 pudo rehabilitar su situación y obtener su récord policial (certificado de antecedentes policiales otorgado por la Policía Nacional).

Anuncios

Una respuesta a “RELATOS – CASO MARÍA ROSA CAJAS

  1. Pingback: RELATOS – CASO BYRON GUZMAN, ADRIANA CAJAS Y OTROS « Comunidadreal's Blog·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s