RELATOS – CASO ANGEL MACÍAS

EJECUCIÓN EXTRAJUDICIAL EN INSTALACIONES DEL SERVICIO DE INVESTIGACIÓN CRIMINAL DE QUEVEDO – ECUADOR

 

La ciudad de Quevedo perteneciente a la provincia de Los Ríos, es un centro urbano regional con una importante actividad comercial y agrícola, cuyas condiciones socioeconómicas se encuentran marcadas desde hace décadas por varios factores como a alta migración del campo a la ciudad; el elevado flujo de extranjeros, especialmente de origen asiático; el déficit en la provisión de servicios básicos y el importante flujo de dinero por su movimiento comercial. Estos condicionamientos influyen en la generación de un alto índice delincuencial, para cuyo control la Policía Nacional establece constantes operativos en los que, con cierta frecuencia, se dan excesos de diversa índole y magnitud.

En el marco de uno de esos operativos, la Policía Nacional detuvo a Ángel Francisco Macías Félix y a quienes lo acompañaban, sin que existiera ningún tipo de orden de detención y en clara evidencia de abuso de autoridad.

El 28 de enero de 1990, entre las 6:00 y las 7:00, Ángel Francisco y Pedro Ponfilio Macías Félix, en compañía de otros familiares, viajaban en una camioneta en la cual transportaban una carga de cacao y “en el sector la variante del cantón Quevedo estaban unos señores que no me imaginaba que era la Policía, porque estaban vestidos de civil y ahí llevaban unos detenidos venían en sentido contrario yo iba al centro, ya bajando para llegar al centro de Quevedo, en el sector de la Tacozo, ahí me rebasa el carro, me hace parquear a la derecha, me piden los documentos íbamos familiares, amigos, un señor particular iba conmigo Marcos Sixto Villacís. Él me acompañaba porque yo transportaba una carga de cacao que íbamos a vender. Entonces, en ese rato  el policía que estaba al mando del grupo, nos amenazó con detenernos a todos”. Ángel Francisco y Pedro Macías Félix, fueron detenidos y trasladados “al cuartel de policía, ahí hay una cárcel, ahí nos detuvieron ya no lo vi más a mi hermano”. Pedro Macías Félix fue puesto en libertad, no así su hermano Ángel Francisco Macías quien se quedó detenido. El momento en que llegó a su casa, Pedro Macías fue informado sobre la muerte de su hermano.

La muerte de Ángel Francisco Macías Félix ocurrió en las oficinas del Servicio de Investigación Criminal: “en ese entonces, comandaba el capitán Luís Enrique Benalcázar Pérez. Este individuo, cobardemente asesinó a mi hermano Ángel Francisco Macías Félix, de un disparo en la sien. Y, posteriormente en su informe policial, hace aparecer como que mi hermano trató de fugarse en la vía Quevedo – Valencia y que previamente lo llevaban en una camioneta Datsun 1200, color roja no dice quién la conducía, solamente dice que iba en ese vehículo a hacer capturas a la parroquia La Esperanza, a la altura del Motel El Refugio. Ellos, supuestamente, detienen un poco la marcha del vehículo para rebasar y, en ese momento supuestamente, es cuando Ángel Francisco Macías Félix trata de fugarse”. Esta versión de los hechos también la confirmaron en el parte elevado al jefe del SIC de Los Ríos los agentes Cristóbal Briceño, Víctor Carrión, Marcos Muñoz, Máximo Bustamante y Winder Sandoval. Florentino Segovia, en su testimonio refiere que “salimos con dirección a La Esperanza a fin de capturar a los otros delincuentes en una camioneta roja los compañeros Zamora, Sánchez, Badillo, Cedeño, Rivas no se tiene más datos y el deponente iba como conductor de la camioneta y en el balde los demás agentes con el detenido Ángel Macías, mientras que en otro vehículo viajaba mi capitán Benalcázar y mi cabo Briceño”.

Familiares de Ángel Macías Félix, comenzaron a averiguar el motivo de la detención, sin obtener ninguna información: “ya después supimos de que estaba en la morgue y averiguamos ahí en la Policía que por qué, qué le había pasado era un hermetismo total que tenían los policías, nadie daba información. Llegamos a la morgue y supieron decir los señores del cementerio que la Policía lo había dejado abandonado ahí al cuerpo, ya sin vida; entonces, nosotros nos trasladamos acá a la Policía de nuevo por qué había sido eso de que siendo detenido, él había aparecido muerto”  El sargento de la Policía Frieme Alfredo Sánchez Calderón, manifiesta “con respecto al parte informativo que había elaborado la Superioridad en ese entonces mi Capitán Luis Enrique Benalcázar. Es totalmente falso ya que Ángel Macías Félix, no falleció en el operativo anti delincuencial, falleció en la Oficina del SIC [Servicio de Investigación Criminal], en el que se encontraba al mando mi capitán Luis Benalcázar Pérez, en el interior de la oficina mi capitán Luis Benalcázar había procedido a sacar las balas del tambor del revólver que tenía él y no se había percatado que en dicho tambor había quedado una bala y que enseguida empezó amedrentarle a Ángel Macías Félix que estaba detenido y siendo investigado dentro de su oficina por asalto y robo y mi capitán le había puesto el arma a la altura de la sien  presionándole de esa forma para que declare donde estaba el resto de la banda de delincuentes y en estas circunstancias se ocasionó un disparo y Ángel Macías Félix se había desplomado yo y mis otros compañeros seguíamos realizando recuperaciones por el centro de la ciudad, luego de estas recuperaciones y operativos ingresamos a la oficina del SIC [Servicio de Investigación Criminal], aproximadamente a las 07h00 del mismo día que consta en el parte pero en la camioneta roja estaban embarcando envuelto en una sábana un cadaver y acto seguido mi capitán Luis Benalcázar nos reunió a todo el personal en la oficina de él y nos manifestó que en vista de que ya habían los detenidos que constan en el informe y las evidencias físicas, nos pidió de favor que los ayudáramos a salir adelante, ante la situación que había sucedido en su oficina y que no quería tener problemas con sus superiores ya que en ese tiempo la Institución Policial estaba atravesando por situaciones difíciles como el caso Restrepo”.

Posteriormente a estos acontecimientos, se inicio un proceso judicial en contra de los presuntos responsables involucrados en el suceso, el que se ventiló ante el juzgado séptimo de lo Penal de la provincia de Los Ríos, juicio Nº 22-90, causa iniciada por José Macías Goyón en contra de los autores cómplices y encubridores de la muerte de Ángel Macías Félix, los siguientes miembros de la Policía Nacional: mayor Luís Benalcázar Pérez, sub-jefe del SIC-Quevedo; agente Martín Sabino Zamora Alvarado; cabo Florentino Robespierre Segovia Navarrete; cabo Washington Ruperto Badillo Benavides; policía Carlos Manuel Cedeño Fuentes; agentes Cristóbal Briceño y Víctor Hugo Carrión.

El juzgado segundo del Cuarto Distrito de la Policía Nacional mediante oficio de 7 de noviembre de 2002 hizo conocer del ejecutorial dictado por la Segunda Corte Distrital de la Policía Nacional declaró auto de prescripción a favor de los imputados, en consecuencia se archivo la causa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s