RELATOS – CASO FONSECA – PARTE II

TORTURA A EMPLEADO CIVIL DE LA DIRECCIÓN DE AVIACIÓN CIVIL.

Los días 5 y 6 de abril de 2003, los militares que interrogaban a Carlos Alfonso Fonseca, lo amenazaron con violentar la integridad de sus hijos “tu tienes dos varones y una mujer, ¿qué edad tiene la mujer? -Le digo, tiene 10 años; -No, tranquilo, dice, ve hermano a vos te gustan las pollitas le dice al otro interrogador, las hembritas, ¿no es cierto? ”. El les gritaba y lo golpeaban con màs fuerza al tiempo que lo amenazaban, le manifestaban “si nos dices todo, no pasa nada, si no nos vas a decir nada, sabemos a donde sabe ir a comprar tu hija y ahí nomás le cogemos en los matorrales, verás a éste le gusta y es sádico verás, me decía a mí en la oreja verás a tu hija yo le voy a coger así y le cojo le descuartizo, le amarro, le asfixio y le dejo ahí botada ¿ y tu vieja? ¿qué tal es tu vieja? tu hijo también, no hay ningún problema, entonces a tu hijo le hago maricón y eso es todo, nos vamos entre cuatro, ve le cogemos, ya está le dejamos metiendo un palo, dice, ahí te vas a dar cuenta que nosotros cumplimos”.

Mientras estuvo detenido y fue interrogado siempre lo golpearon “en el cuello y en las costillas. Hubo un elemento que vino y me cogió en las entrepiernas y me apretaba la piel y me agarraba, me estiraba, así me hicieron sacar la lengua y me pusieron agarrado una pinza dice a ver ahora nos vas a seguir insultando yo me zafaba o escupía la pinza y me ponían y me quedaba agarrado, -¡te arranco la lengua si no dices!”.

El lunes 7 de abril de 2003, en horas de la mañana, ingresó una persona al lugar donde se encontraba Carlos Alfonso Fonseca acostado en el suelo “me da un puntazo con el pie en pleno recto, porque yo me encontraba acostado en posición de feto, y sentí el dolor hasta el cerebro, me sentí desmayar, no podía más, sólo grité”. En ese mismo momento recuerda que ingresó un oficial de jerarquía superior quien dijo: “ ya te vamos a dejar, no te preocupes, ya terminó todo; pero hay que hacer una cierta cosita final: vas a tener que firmar una declaración por escrito de todo lo que nos has dicho, más ciertas cositas que no nos has dicho”.

Le obligaron a realizar una declaración “frente a una cámara de video y al final de la grabación me obligaron mediante agresión física a que confesara que yo iba a construir una máquina para fabricar municiones”. También le dicen que cuando se encuentre libre debía acercarse a la Brigada de Apoyo Logístico No 25 de las Fuerzas Armadas, lugar donde prestaba sus servicios profesionales y debía poner la renuncia, sin rendir explicación alguna. Luego debía desaparecer de Quito, caso contrario su familia correría peligro.

Alrededor de las 21:00 del mismo 7 de abril lo encapucharon y lo bajaron al patio “me hicieron entrar a una camioneta doble cabina de esas que utilizan los militares, tenía dos personas a los lados y uno iba adelante, ahí pasamos y nuevamente llegamos a la avenida que va a Amaguaña y a la altura de una fábrica que hay ahí de licor, en esa subida se predisponen ellos a liberarme uno me sacó la capucha y con el pie me empujó contra la cuneta”.

El 10 de abril de 2003, Carlos Alfonso Fonseca se realizó un examen médico en la Unidad Médica de Especialidades y Cirugía de Quito, según el cual presentaba varios traumatismos a nivel del abdomen con presencia de moretones. Como consecuencia de los golpes recibidos durante su detención e interrogatorio, fue operado en el Hospital del Seguro Social de Quito de una fisura anal.

El 11 de abril de 2003, el General de Brigada, Comandante de la Primera Zona Militar, Néstor Vega Mena envió un memorándum al juez II de lo penal de la primera zona militar poniendo en conocimiento la presunta vinculación de Carlos Fonseca con grupos guerrilleros de Colombia.

Se tramitó un juicio penal en su contra. El 7 de abril de 2006 el Juzgado de Derecho de la Primera Zona Militar dictó auto de llamamiento a plenario por la infracción que cometió el empleado civil por haberse trasladado presuntamente “al sector guerrillero de Colombia a dar clases a los miembros de las FARC, así como la confección de artículos para el uso del armamento de las FARC, Ejército popular, y a cambio ha recibido dinero, demostrando así la mala conducta y falta de lealtad a la Institución incumpliendo a sus deberes y obligaciones inherentes a su cargo y función”. El 25 de julio de 2006, la Corte de Justicia Militar confirmó el auto de llamamiento a plenario, y desechó el recurso de apelación interpuesto por parte del sindicado.

El 22 de enero de 2007, previamente a que se dicte la sentencia en el proceso seguido en su contra, se introdujo una reforma a la Ley de Personal de las Fuerzas Armadas según la cual los empleados civiles –que era el caso de Carlos Fonseca- quedaron fuera de la órbita de juzgamiento militar.

Sin embargo, el 11 de abril de 2007 el Juzgado de Derecho de la Primera Zona Militar sentenció a Carlos Alfonso Fonseca a la pena de dos años de prisión correccional la que cumplió en el Centro de Rehabilitación Social de Varones Nº 1; sin embargo, interpuso el recurso de apelación ante la Corte Superior de Justicia, la misma que confirma la sentencia apelada modificándola a un año de prisión correccional. Recobró su libertad el 29 de octubre de 2008.

Dos años después, el 24 de abril de 2009, el equipo de investigación de la Comisión de la Verdad realizó el reconocimiento del lugar de los hechos motivados por la información que proporcionó la víctima, situado en las instalaciones del Instituto Geográfico Militar de la ciudad de Quito. El hecho fue registrado en video.

Consecuentemente, el 27 de abril de 2009, Carlos Fonseca y el teniente Mosquera, se acercaron a uno de los puestos de trabajo de la Comisión de la Verdad a fin de realizar el reconocimiento del lugar mediante el video tomado días antes. Carlos Fonseca reconoció el sitio como aquel donde permaneció detenido y fue torturado como se mencionó en párrafos anteriores.

FIN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s