RELATOS – CASO TERRANOVA2 – PARTE II

ASALTO A LA JOYERÍA TERRANOVA 2, UBICADA EN EL CENTRO COMERCIAL EL BOSQUE DE QUITO

Posteriormente, los agentes regresaron con el detenido a la Policía Judicial de Pichincha, pero ya no lo llevaron al mismo sitio donde lo torturaron la primera vez, “abrieron una oficina, estaban dos policías uniformados, me colocaron la venda, me pusieron unos cordones en las muñecas, me colocaron el vendaje, me hicieron sentar arrimado a un escritorio, escuché pisadas, les habían llevado a los dos ciudadanos colombianos también a esa misma oficina. No sé qué tiempo transcurrió, salieron los policías uniformados, nos dejaron ahí, luego entró una persona, nos hizo levantar, nos llevó a otra habitación en ese mismo piso, allí nos dejaron un buen tiempo. Posteriormente ingresó una persona, nos quitó la venda, nos colocó un nuevo periódico y nueva cinta adhesiva; ingresó otra persona y dijo: ‘ah… ustedes son los asaltantes de la joyería de El Bosque’, nos quedamos callados para evitar que vengan represalias. Escuché que sonó la puerta, duro, ingresaron varias personas, nos hicieron parar, dijeron que nos ubiquemos en forma separada, nos hicieron abrir las piernas y comenzaron golpes de puño, patadas.

Con las manos abiertas nos daban en los oídos; nos hacían gritar: ‘¡que viva el GAO!’; que repitamos que el GAO es temible. Una persona vino con un palo y nos comenzó a dar en las piernas, en las costillas, casi por todo el cuerpo, nos hicieron abrir las piernas, pateados en los testículos. Ahí pude divisar igual a un hombre de tez negra, corpulento, quien era el que tenía el mencionado palo, estamos hablando del policía Jorge Espinoza, alias Suzuki. Al principio cuando me bajaron a las dependencias policiales, yo solamente comencé a conocerles los agentes por sobrenombres. A otro policía joven, delgado, que utiliza pendiente, que solamente le conozco con el sobrenombre de Platanito, y a un policía que tiene una cicatriz en el rostro en la parte izquierda, Élmer Ordóñez. A esas personas son las que vi, pero había muchas personas más. Porque lo que puedo darme cuenta, porque estuve vendado los ojos, fueron dos grupos distintos los que me realizaron la tortura el día 27 y otro grupo distinto los de la tortura del día 28”.

Los agentes del GAO, con base en las torturas, lograron que Miguel Alexánder Cadena Polanco aceptara ser el responsable del asalto. “Nos trajeron unas fotografías de unas personas que nunca había visto en mi vida y me dijeron que les reconozca, a lo cual yo dije: ‘no conozco a ninguna de esas personas’ y las mismas preguntas les hacían a estos dos ciudadanos colombianos. Al momento de decir que no conocíamos a esas personas proseguían con los golpes. Nos hicieron verbalmente auto-inculparnos y acusarles a unas personas que nunca había visto en mí vida. Después de un rato les subieron a éstas tres personas que estaban en la fotografía y nos hicieron encararnos. Nos obligaron a decir que ellos eran los asaltantes que habían participado con nosotros. Les dije: ‘no conozco a esas personas’, y me dijeron: ‘vuelves a lo mismo’ y me procedieron a pegarme; entonces al ver esto los ciudadanos colombianos dijeron: ‘sí ellos también participaron con nosotros, él estaba conduciendo, él otro estaba por ahí, por la parte posterior. Entonces al ver esta cuestión, hubo fricción con las tres personas, también ellos estaban reclamando su inocencia, decían: ‘no digan mentiras, no nos acusen si nosotros no les conocemos’. Pero esto ya estaba totalmente planificado por los miembros del GAO. Salieron del lugar con esas tres personas, escuché unos gritos, supuestamente, eran las torturas que les estaban haciendo a estos tres muchachos en la habitación contigua”.

El mismo día, los agentes del Grupo de Inteligencia y Apoyo Operacional, llevaron unos documentos previamente redactados y les exigieron a los tres jóvenes que los firmaran; los dos ciudadanos colombianos Luis Franzueth Bastidas León y José Asdrúbal Granada firmaron el documento, mientras Miguel Alexánder Cadena Polanco se negó, “ahí los agentes me dijeron algo que nunca me hubiera imaginado: que si no firmaba iban a traer a mi hermana de quien sabían los nombres completos y sabían que era empleada de una entidad bancaria de esta ciudad a investigaciones porque ella ha de haber sido la que dio los datos para el asalto a una agencia del banco donde trabajaba. Como vi la manera en que ellos actuaban y conseguían lo que querían me dije: ‘si le traen a mi hermana la van a torturar’. Entonces decidí firmar sin la presencia de un abogado, pero no sabía qué decía el documento, en el cual me han estado involucrando como asaltante”.

Luego fue ingresado nuevamente en su celda. En la misma fecha, el policía Jorge Muñoz Chiles, investigador del GAO, elaboró un parte policial en el que afirma que “se encontraba en las Oficinas del GAO custodiando a los aprehendidos Miguel Alexánder Cadena Polanco, José Asdruval Granada Henao y Luis Franzueth Bastidas León, alrededor de las 11:45, llegó Mi Mayor Diego Erazo Jefe del Grupo de Apoyo Operacional de la Policía Judicial de Pichincha y procedió a darles contra el piso a los detenidos, posterior tomó un bate y con el mismo les golpeó mientras esto ocurría el señor Policía Camilo Jácome mencionó al señor Policía Martínez que no se los tope porque cuando haya algún problema nadie estará dispuesto a responder”.

La Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (CEDHU) realizó una denuncia sobre práctica de torturas en las oficinas del Grupo de Inteligencia y Apoyo Operacional (GAO), por lo que el 31 de marzo de 2008, se le realizó un examen médico legal a Miguel Alexander Cadena Polanco y se le diagnosticaron lesiones provenientes de la acción traumática de un cuerpo contundente y duro que le determinó una incapacidad física.

En el proceso que se ventiló en la Defensoría del Pueblo-Comisión Provincial de Pichincha por presunta violación de derechos humanos se resolvió “aceptar totalmente la queja del señor Miguel Cadena Tapia [padre de Miguel Alexánder Cadena Polanco], en contra de elementos del Grupo de Apoyo Operacional -GAO, de la Policía Judicial de Pichincha, por cuanto del proceso investigativo existen elementos y evidencias de actos de Tortura y Violación al debido proceso en contra de los ciudadanos Miguel Alexander Cadena Polanco, Luis Franzueth Bastidas León y José Asdrúbal Granada Henao, en tal razón se dispone: sancionar conforme a su grado de responsabilidad de los siguientes ciudadanos: General de Policía Juan Francisco Sosa Barreno; Capitán de Policía Hitler Martínez Lupera; Subteniente de Policía Ana Lucia Erazo Bermeo; Sargentos de Policía Manuel Aníbal Pinto, Elmer Ordoñez Calero, Héctor Días García, Jorge Armando Espinoza, y Cabo de Policía Jorge Muñoz Chiles. Y Remitir copias debidamente certificadas de la presente Resolución al señor Doctor Washington Pesantes Muñoz, Ministro Fiscal de la Nación, a fin de que disponga el inicio de la Indagación Previa”.

El 1 de abril del 2009, el Tercer Tribunal Penal de Pichincha emitió sentencia y resolvió que “por no haberse demostrado su culpabilidad con prueba lícita y válida suficiente que en derecho se requiere, dicta Sentencia Absolutoria a favor de Luis Franzueth Bastidas León, José Asdrúbal Granada Henao, Miguel Alexander Cadena Polanco; y consecuentemente se cancelan todas las medidas cautelares que se hayan dictado en esta causa y pesen en su contra, por lo tanto gírese las boletas constitucionales de excarcelamiento a favor de los absueltos, quienes recobrarán inmediatamente su libertad. En cuanto a las violaciones de derechos humanos y garantías constitucionales por miembros policiales, para la obtención de las pruebas declaradas sin valor en esta sentencia, remítase copias certificadas de todo el proceso al señor Fiscal Distrital de Pichincha a fin de que disponga se inicie las investigaciones para establecer las presuntas responsabilidades de todo los miembros policiales señalados en las declaraciones de los testigos, de los peritos como de los acusados, siendo los señores: Cptn. Hítler Odín Martínez, Sbte. Ana Lucía Erazo, Sgto. Córdova, Sgto. Espinoza, Sgto. Paspuel, Cbo. Llinín, Cbo. Brito, Policía Parco, Policía Jácome, Cbo. Martínez, Sgtop. Manuel Pinto, Cbos. Jorge Muñoz Chile, Héctor Díaz, Elmer Ordóñez y, los demás que hayan intervenido en la investigación en el presente caso, pertenecientes al GAO y al DIAD [Departamento de Inteligencia Anti Delincuencial], de la Policía Judicial de Pichincha”.

El 7 de mayo de 2009, la Defensoría del Pueblo de Ecuador en el recurso de revisión dentro del expediente defensorial Nº36942-2008-HSG, ratificó “la resolución subida en grado, pero ampliándola en los términos que constan en la presente Resolución, por lo tanto se declara con lugar la queja presentada por el Lcdo. Miguel Cadena Tapia. DOS.- Declarar a los agentes policiales Dr. Juan Francisco Sosa Barreno, General de Distrito, capitán Odín Martínez Lupera, sargentos Manuel Aníbal Pinto, Héctor Díaz García, Elmer Antonio Ordóñez Calero, Cabo Jorge Muñoz Chiles, Subteniente Ana Lucía Erazo, Sargento Jorge Armando Espinoza, así como al Mayor de Policía Lcdo. Diego Erazo Gavilanes, como autores de violaciones a los derechos humanos de Miguel Alexander Cadena Polanco, Luis Franzueth Bastidas León y José Asdrúbal Granada Henao”

Anuncios

Una respuesta a “RELATOS – CASO TERRANOVA2 – PARTE II

  1. Este caso investigó la comisión de la verdad del Ecuador y sostuvo la culpabilidad de todos estos malos elementos de la policia al igual que la Defensoría del pueclo sin embargo la misma policía con su espíritu de cuerpo dicen no encontrar culpables. Los fiscales y jueces dicen que si hubieron torturas de éstos policías pero que en la confusión no saben quien dio la patada, el garrotazo, quiénes les ahogaron y casi les matan y que por eso no pueden juzgarlos, da verguenza como actúan las “autoridades , fiscales y jueces” contra gente inocente a quiénes en vez de protegerlos los perjudican y les involucran para justificar su ineficiencia y al ser descubiertos se hacen los que nada ven nada oyen y nada saben…Lo que si es seguro que de la justicia Divina no se salvarán y que lo que se hace tarde o temprano regresa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s