HISTORIA – TEMÍSTOCLES

LA BATALLA DE SALAMINA

Tras la batalla de las Termópilas, la gran mole del ejercito persa no halló ninguna resistencia para abrirse camino hacia el centro de Grecia. A su paso, muchas ciudades se sometieron voluntariamente, como Delfos. La última esperanza de libertad para los griegos se hallaba en su flota. Hasta Atenas había caído en manos del enemigo, habiendo ofrecido apenas una pequeña resistencia en la Acrópolis, el corazón de la ciudad, donde un grupo, siguiendo las instrucciones del Oráculo, se había resguardado tras un muro de madera que los persas incendiaron inmediatamente.

La batalla habría de librarse en el estrecho de Salamina, en la costa oriental de Grecia. La flota griega formada por 330 naves y dirigida por el ateniense Temístocles, era muy inferior a la persa, pero pronto esta esta superioridad se reveló como un inconveniente, porque las naves persas se estorbaban las unas a las otras en el estrecho marco de Salamina.

La batalla naval duró un total de doce horas, desde la mañana hasta el anochecer, y terminó con la completa victoria de los griegos, que se jugaron en ello nada menos que su existencia como nación independiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s