HISTORIA – ESPARTACO

EL EJÉRCITO DE ESCLAVOS QUE ENFRENTÓ A ROMA

Una noche del año 73 antes de Cristo, Espartaco y otros setenta compañeros, tras haberse apoderado de los cuchillos de las cocinas, se abrieron paso hasta el exterior de la escuela de gladiadores de Capua y mataron a la guardia, a la que despojaron de todo su armamento. Ahora eran una banda de hombres  entrenados y bien armados dispuestos a toso y tenían en Espartaco a un líder indiscutible.

Espartaco era natural de Tracia, región situada en el norte de la Grecia actual y había servido algún tiempo en el ejército romano antes de desertar del mismo. Fue hecho prisionero y vendido a la escuela de gladiadores de Capua, donde numerosos esclavos aptos para el manejo de la armas eran duramente entrenados con destino a exhibirse en el circo en una lucha a muerte. Su destino era matar o morir para divertir al público. Y ante ese destino, Espartaco prefirió intentar una huida en la que tenía muy poco que perder. Necesitaba solamente unos compañeros que quisieran salir con el para poder reducir a la guardia; ello también le proporcionaría armas, pues las de entrenamiento eran de madera.

Espartaco y su grupo de gladiadores se dirigieron a buscar refugio al cercano volcán Versubio. Unas tropas romana, alertadas, les persiguieron y se apostaron bloqueando el único camino de escapa posible. Pero lo hombres de Espartaco fabricaron unas escalas uniendo ramas de vid y se descolgaron silenciosamente a espaldas de los romanos, a los cuales sorprendieron y causaron una gran derrota.

Esta sería la primera de las nueve derrotas sobre los romanos que Espartaco celebraría sucesivamente en los próximos meses, provocando una verdadera revolución social en el país. Rápidamente se fueron sumando a sus fuerzas esclavos fugitivos, hasta llegar a comandar un ejército de 90.00 hombres, que derrotaron durante el año 72 a tres ejércitos romanos y devastaron todo el sur de Italia. Luego, Espartaco se encaminó hacia el norte, quizas con el proposito de pasar los Alpes y de facilitar la huida de sus soldados hacia sus respectivos países, pero, tras una nueva victoria en la Galia Cisalpina, decidió volver de nuevo hacia el sur; no es improbable que intentara atacar a la misma Roma. Devalstó la región de Lucania, con el propósito de invadir luego Sicilia, pero no llegó a ver realizado su proyecto. En el año 71, Roma envió contra el un poderoso ejército que le cortó la retirada, acorralandolo en el extremo meridional de la peninsula. Espartaco convino con piratas de la zona una huida por mar, pero fue traicionado y se vio obligado a luchar la más desigual y última de sus batallas. Antes de que llegaran los importantes refuerzos del gran Pompeyo en ayuda a Craso, éste había conseguido destruir al ejército de esclavos y hacer morir a su caudillo, Espartaco.

Poco después, seis mil esclavos morían crucificados a lo largo de la calzada que llevaba de Roma a Capua, en escarmiento por la osadía de toda una clase social, que estuvo a punto de hacer caer al poderoso Imperio Romano.

“Los romanos tenían miles y miles de esclavos que podrían dividirse en dos tipos: los que poseían en sus casas o en sus grande propiedades rurales y los prisioneros de guerra, a los que adiestraban para servir como diversión al pueblo como gladiadores en los circos imperiales. A este segundo grupo pertenecía Espartaco, cuya rebelión fue sofocada en el 71 a.C.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s