HISTORIA – ALARICO

CONQUISTA Y ARRASA ROMA

ALARICO

Aunque el Imperio Romano lograba contener a duras penas a los pueblos bárbaros más allá de sus fronteras, Italia era una fruta madura para que la invadiera cualquiera de estos pueblos, ya que, durante años, los romanos habían convertido a muchos errantes bárbaros en soldados del Imperio, llegan incluso alguno, como el vándalo Estilicón, a general del ejercito romano. Por lo tanto, Roma tenía un enemigo potencial dentro de sus propias fronteras.

Alarico, el joven caudillo de uno de estos pueblos bárbaros, el de los visigodos, quería para los suyos territorios más fértiles que los que habían concedido los emperadores romanos a sus antecesores, tras fracasar éstos  en sus guerras contra el Imperio. Por ello, tras varias incursiones de pillaje por el Peloponeso, Alarico cruza la frontera italiana y pone sitio a Roma, pero no la ataca, ya que consigue el pago de un fuerte tributo.

Como roma era una ciudad mal protegida, la capital del Imperio y nueva residencia del emperador fue trasladada a Rávena, autentica fortaleza naval. Alarico asedia esta ciudad, pero no logra romper sus defensas, por lo que decide volver a Roma de nuevo con un poderoso ejército, conquistandola en el año 410.

Después de someter a la ciudad a un prolongado saqueo, los visigodos se retiran al sur, llevando como rehén a la bella Gala Placidia, hermana del emperador, quien posteriormente fue obligada a casarse con el cuñado de Alarico, nombrado sucesor de éste a su muerte.

“Gala Placidia llegaría a ser emperatriz de roma, al ejercer regenencia durante la minoría de edad de su hijo Valentiniano III”

La caída de Roma, ademas de marcar el fin del Imperio y de su influencia militar y cultural, tuvo una honda repercusión ya que la ciudad no había sido conquistada desde que lo hicieron los celtas ocho siglos antes.

Alarico muere cuando se dispone a pasar a África para incorporar a sus conquistas el “granero de Roma” (Túnez). Los visigodos se establecen en Francia y España. Ataúlfo, sucesor del gran caudillo, pronto se vanaglorió de ser el restaurador y no el destructor del legado romano.

La leyenda cuenta que Alarico fue enterrado en el lecho del río Busento; nunca se descubrió su sepulcro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s