HISTORIA – SOLIMÁN II

EL MÁS PODEROSO DE LOS SULTANES.

SOLIMAN II

El Imperio Turco, u Otomano, alcanzo su edad de oro hacia la mitad del siglo XVI. Y la cabeza de ese imperio fue el Sultán Solimán II, llamado el Magnifico, que reinó de 1520 a 1566. Por un lado, las tropas de Solimán llegan hasta las puertas de Viena; por otro sus conquistas alcanzan Persia, Yemen y Adén y toda Africa del Norte excepto Marruecos. El año 1526 emprende la conquista de Hungria; el rey Luis II se le enfrenta en la batalla de Mohacs y es derrotado y muerto junto a veinticinco mil hombres y toda su nobleza. Solimán toma la capital, Buda, pero luego se retira de nuevo a Estambul. Tres años después llega hasta las mismas puertas de Viena, aunque desiste de asediar la ciudad; tampoco la toma en 1532, cuando los Hasburgo intentan conquistar Hungria y los turcos los hacen replegarse hasta la capital austríaca.

El mismo Carlos V fue desde Espana a contemplar una batalla que no tuvo lugar. Solimpan vuelve a Estambul para casarse con una esclava rusa llamada Roxelana y desde entonces concentra sus esfuerzos bélicos contra Persia, conquistando Bagdad. El Imperio Otomano es inmenso y muy potente, la capital se embellece con esplendidas mezquitas y se convierte en el gran centro intelectual del mundo musulmán.

El reinado de Solimán destacó también por su buena administración, a la cabeza de la cua había un gran visir asistido por altos funcionarios, constituyendo el diván o consejo de ministros. Existía una legislación descentralizadora para las provincias del Imperio, que facilitaba su administración evitando los abusos. el ejercito era formidable por su organización y preparación; se decía entonces que la artillería turca era la mejor de Europa; y su infantería, ejemplar.

Este era el imperio en el que reinaba Solimán II, Llamado por los turcos Kanuni (el Legislador), cuyo prestigio hizo que el mismo Francisco I de Francia buscase una alianza con él. Tras firmar un acuerdo con los persas en 1555 y luego la paz con Austria en 1562, tres años después Solimán moría en el curso de nueva expedición contra ese país. Sus sucesores, a los que dejó un imperio en pleno apogeo, estuvieron lejos de alcanzar su talla.

Solimán II (1496-1566) llamado el Magnífico, no solo engrandeció el Imperio Otomano en el terreno militar y político, sino que también fue un gran protector de las artes y las letras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s