HISTORIA – IVÁN IV

EL HOMBRE QUE MERECIÓ EL SOBRENOMBRE DE “EL TERRIBLE”

IVÁN EL TERRIBLE

Dentro de la relación de monarcas absolutos y tiránico que registra la historia, quizá la palma se la lleve el zar de Rusia, Iván IV, quien sometió a su país a sus brutales caprichos desde 1547 hasta su muerte.

Entre los hechos positivos de Iván IV hay historiadores que no dudan en afirmar que consiguió engrandecer Rusia, pues comenzó la conquista de Siberia y se anexionó Kazán y Astrakán, al tiempo que sometía a diversos señores feudales y centralizaba la administración. Ciertamente mantuvo una política agresiva hacia sus vecinos de Lituania, Polonia, Dinamarca y Suecia, pero ello no fue sino una lucha de desgaste para Rusia sin apenas resultados positivos.

Por el contrario, en el capítulo de barbaridades el mandato de IvanIV alcanza cotas difícilmente igualables, sobretodo a partir de la muerte en 1560 de su mujer Anastasia, que parece que fue la única capaz de aplacar su carácter. En los diéz años posteriores a la muerte de Anastasia, fue casándose y abandono sucesivamente a siete esposas más. Los arrebatos de ira de Iván le llevaban a golpear con su bastón de hierro a cualquiera de sus servidores por la menor nimiedad, muchas veces hasta causarles la muerte. Resultado de una de esas palizas falleció su hijo Iván. Aniquili igualmente a gran número de nobles  en los que sospechaba señales de enemistad. Su personal guadia pretoriana estaba autorizada para saquear y repartirse fincas de terratenientes incómodos. Condenó a muerte al obispo metropolitano ortodoxo porque este se atrevió a reprocharles su conducta. Dictó un decreto que obligaba a sus súbditos a dejarse la barba: se suponía que quien no quisiera hacerlo no quería asemejarse a Dios, cuya imagen se representa con barba; el infractor sería condenado a muerte. Mandó a destruir las ciudades de Novgorod y Pskov, de las que decían veían con mejores ojos a Polonia que a Rusia; la matanza se ha llegado a evaluar en 60000 muertos. cuando tomó Kazán, en 1552, ordenó degollar a todos los adultos varones y vender como esclavos a mujeres y niños; incluyendo arrasamiento de territorios y destrucción de mezquitas, siguió contra el otro territorio mongol de Astrakán cuando lo incorporó a su imperio dos años después.

Como puede verse, el camino empleado por Ivan IV para pasar a la historia se sale de lo corriente. Lo más triste, y ello da una gran idea del grado de ciega sumisión e ignorancia en que se hallaba atenazado el pueblo ruso, es que, cuando Iván tuvo el capricho de el pueblo consagrara su tiranía, lo consiguió. Dijo que renunciaba al trono, cansado de traiciones y se ausentó de Moscú. No tardó en regresar, más fuerte que nunca, tras pedirselo encarecidamente sus subditos, que sin el llegaron a creer que se sentirían como rebaño sin pastor.

Al morir Iván en 1584,  usurpó el poder su favorito, Boris Godunov.

Anuncios

2 Respuestas a “HISTORIA – IVÁN IV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s