RELATOS – CASO O’HAIR

UNA MUJER MUY ODIADA EN LOS ESTADOS UNIDOS.

RNS MURRAY OHAIR

Nacido en la pobreza y la oscuridad, Madalyn Murray O’Hair se hizo rica y famosa. Como líder atea de los Estados Unidos, también se convirtió en una de las más despreciadas de la nación. O’Hair era combativa y una invitada habitual en programas de televisión que amaba más despotricar contra el cristianismo y los “cristeros” como ella les llamaba. A pesar de que ella y miembros de su organización sin fines de lucro, Ateos Americanos, recibía regularmente amenazas de muerte, también recibieron dinero en efectivo y mucho de ello de los partidarios de afines.

A finales de septiembre de 1995, cuando Madalyn Murray O’Hair, de 76 años, desapareció de su casa en San Antonio, Texas, junto con dos de sus hijos adultos y su hijo menor, Jon y su hija, Robin las personas no se sorprendieron. Incluso los compañeros ateos estaban tranquilamente contentos de que ya no estaba. La mayoría cree que en secreto O’Hair finalmente había decidido huir de la presión. Después de todo, sus colegas y el IRS había sospechado durante mucho tiempo que O’Hair canalizaba los fondos de la organización en cuentas bancarias en el extranjero.

El 4 de octubre, Spike Tyson, un miembro de la junta Ateos Americanos, no tenía noticias de Madalyn en días. Preocupado, él conduce a su casa. En el interior encuentra indicios de que los O’Hair habían abandonado a toda prisa su casa, los platos de desayuno, así como los medicamentos para la diabetes de Madalyn, todavía están en la mesa. Sus dos perros queridos también están allí.

A pesar de esta escena extraña, la Policía de Austin cree que los O’Hair desaparecieron por elección y no hacen ningún esfuerzo para investigar. En la sede “American Athiests”, empleados toman el control alegando que los O’Hair están “fuera de forma indefinida”, y actuando como si todo fuera un negocio común. Cuando un miembro Ateo americano se dirige a la casa vacía O’Hair, Bill Murray, hijo mayor y distanciado mucho de Madalyn se acerca a Austin para presentar oficialmente una denuncia de desaparición. Sin embargo, las autoridades aparentemente muestran poco interés y el caso se enfría.

Un año más tarde, un investigador privado, Tim Young, une fuerzas con el reportero John MacCormack del San Antonio Express News para investigar una historia titulada: “¿Qué pasó con los O’Hair?” Tim es un joven inteligente, ambicioso investigador privado y quiere acabar con un caso de alto perfil en la construcción de su hoja de vida. Al mismo tiempo, Ed Martin, un investigador especial para el IRS, también está estudiando duro las irregularidades financieras de Ateos Americanos. Ambos hombres tienen poca idea de la serie de crímenes que están a punto de descubrir.

No pasó mucho tiempo para Tim Young y John MacCormack se concentran en el director de la oficina de 48 años en Ateos Estadounidenses, David Waters. Waters es un ex-convicto con facilidad de palabra que O’Hair había contratado para ejecutar operaciones en Austin, pero O’Hair descubrió a Waters malversando fondos y lo hizo arrestar. Cuando Waters sale con la libertad condicional, O’Hair se pudo furiosa y vengativa, aplastándo a Waters en su boletín ateo, exponiendo su sórdido pasado criminal sometiendolo a la humillación pública. Tim Young y John MacCormack estaban a punto de descubrir algo grave. Cuando Madalyn O’Hair desapareció con su hijo Jon y su hija Robin, fue David Waters quien corrió a la prensa diciendo en voz alta que habían huido del país con millones de dólares de los ateos. Su evidencia era convincente y bastante colorida para la revista Vanity Fair que le ofrecen un artículo.

Sin embargo, Tim Young y John MacCormack tenían el presentimiento de que Waters estaba implicado y que tenía el motivos y antecedentes criminales para realizar algo verdaderamente siniestro.

Investigar los registros telefónicos de Waters, Young y MacCormack descubren que en la primavera y el verano de 1995, Waters realizó numerosas llamadas a los dos hombres llamados Danny Fry y Gary Karr. Ambos son ex convictos que se hicieron amigos de Waters en la cárcel. Los hombres entonces se enteran de algo muy curioso, hablando con la novia de Danny Fry. Ella dice que Danny había viajado a Texas para ayudar a David Waters con un “esquema” y que ella no había oído hablar de Danny durante más de un año. MacCormack y Young se sorprenden al saber que Danny Fry desapareció la misma semana que Madalyn O’Hair.

El investigador Ed Mitchell está también en el caso. Él presiona a los empleados de ateos estadounidenses para que empiecen a confesar acerca de algunos sucesos extraños de la semanas antes de la desaparición de los O’Hair. Mitchell descubre que la semana antes de que los O’Hair desaparecieran, su hijo pagó rápidamente su auto Mercedes y también consiguió grandes avances en efectivo en sus tarjetas de crédito. Ellos dicen que oyeron a Jon O’Hair que había llamando, estresado y ansioso, pidiendo más dinero, pero nunca supieron por qué.

El enigma se aclara cuando Tim Young encuentra a un vendedor de monedas raras en la ciudad que revela que Jon O’Hair había entrado en su tienda y con nerviosismo compró 600.000 dólares (el valor de las monedas de oro). En ese momento, Tim Young se sorprendió al descubrir que una semana después de que los O’Hair desaparecieron, David Waters y Gary Karr estuvieron en una subasta pagando en efectivo por un Cadillac y ropa de lujo.

Pero fue un pequeño artículo en el Periodico de Dallas publicado por MacCormack y Young que daría a la policía de Texas la evidencia que necesitan para cerrar el caso. Un cadáver, sin cabeza y las manos amputadas crudamente, se habían encontrado en un barranco lleno de basura del río Trinity, cerca de Dallas en octubre de 1995. MacCormack alerta a la policía de Dallas que tiene el presentimiento de que esto podría ser el cuerpo de Danny Fry y lo confirman con el ADN.

Cuando el hermano de Danny Fry descubre que su hermano ha sido asesinado, él llama Tim Young y confiesa lo que sabe. Danny había viajado a Texas para ayudar a secuestrar y custodiar a los O’Hair en un motel mientras Waters y Danny extorsionaron pidiendo dinero por ellos.

Tim Young y John MacCormack acuden a las autoridades. David Waters y Gary Karr son arrestados. Aunque la policía no puede vincularlos a los asesinatos a ninguno de los dos, ambos ex convictos se encuentran con armas de fuego, una grave violación de su libertad condicional. A cambio de una sentencia menor, Gary Karr confiesa el esquema de secuestro, pero afirma que sólo ha sido un guardia. David Waters, enfrenta dificultades en la prisión del Estado de Texas y confiesa haber asesinado a Danny Fry y los O’Hair.

Él les dice cómo fueron estrangulados los tres, enrollado en sábanas y la cargaron en una camioneta. Fueron descuartizados con un cuchillo grande y luego metidos en barriles de 55 galones. Waters le muestra a la Policía donde fueron enterrados los cuerpos, en un rancho cerca de Camp Wood, Texas descubren los huesos humanos, incluida la articulación de la cadera de metal que tenía Madalyn Murray O’Hair.

Todavía quedan muchas preguntas. ¿Por qué no habría Jon O’Hair de comprar monedas de oro y pedir adelantos en efectivo, mientras su madre y su hermana estaban secuestradas, sin pedir ayuda? Muchas de las respuestas solo las conoce David Waters que murió de cáncer en la prisión federal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s