HISTORIA – VIRIATO

EL PRIMER GUERRILLERO IBÉRICO.

VIRIATO

El año 150 a.C. el pretor romano Galba emprendió una campaña contra los lusitanos que le habían derrotado el año anterior, en tierras que hoy corresponden a Portugal. Esta vez la lucha terminó con una fingidas propuestas de paz y de reparto de tierras a los lusitanos por parte del Pretor. Pero una vez que depusieron las armas, Galba ordenó asesinatos masivos – unos 9000 según algunos historiadores – y muchos lusitanos fueron deportados o vendidos como esclavos a Galia. Ello provocó una sublevación a cuya cabeza se puso el pastor Viriato, que no tardaría en convertirse en la pesadilla de los poderosos ejércitos romanos.

Viriato, cuyo nombre parece derivar de la palabra celta viria, que significa brazalete, se valió de su buen conocimiento del terreno (lo cual le permitía emboscarse y atacar por sorpresa) para causar estragos en las tropas romanas. Durante ocho años desde el año 147 al 139, Viriato llegaría a vencer a cuatro ejércitos comandados por otros cuatro cónsules que Roma tuvo que enviar contra él, tras comprobar que la autoridad de los pretores no era suficiente. Viriato entró en el valle de Guadalquivir y, tras sucesivos triunfos se adueño de la Hispania Ulterior (Andalucía); posteriormente se trasladó a Carpetania (Castilla la Nueva)  y allí derrotó al pretor de la Hispania Citerior. Los ejércitos consulares  salvo alguna victoria esporádica que no resolvió nada, no salieron mejor parados que las fuerzas de los pretores. El tercero de los cónsules enviados, Serviliano, se vio obligado a firmar la paz con Viriato; una paz que fue reconocida por el senado romano y que dio a Viriato el título de “amicus populi romani” (amigo del pueblo romano). 

Sin embargo, el siguiente cónsul, Cepión, rompió la paz por su cuenta e improvisadamente persiguió a Viriato hasta la montañas de la Lusitania. Este, deseoso de negociar otra vez, envió a tres legados suyos, Andas, Ditalco y Minuro, a parlamentar con Cepión. El cónsul los sobornó y a su retorno asesinaron a puñaladas a Viriato en su  tienda mientras dormía.

La traición acabó así con la primera figura histórica del guerrillero ibérico. Muchos siglos después, u contra otro invasor completamente distinto pero no menos despótico, Napoleón Bonaparte, unos hombres sin ninguna preparación militar pondrían en aprietos a los ejércitos franceses, Con ellos nacían para la historia las palabras guerrilla y guerrillero, quizás sin saber que tuvieron un lejano precedente en un pastor lusitano llamado Viriato.

“Viritato que puso en jaque a los cónsules romanos Quinto Fabio, Maximo Emiliano y Serviliano, muere asesinado en su tienda en el año 139 a.C.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s