HISTORIA – BERTRAND DU GUESCLIN

ARBITRO Y AYUDA A SU REY.

DU GUESCLIN

“Ni quito, ni pongo rey, pero ayudo a mi señor”. Ésta es la frase que la tradición atribuye a Bertrand Du Guesclin en el momento de su decisiva intervención en la lucha cuerpo a cuerpo que mantuvieron Pedro I el Cruel, rey de Castilla, y su hermano bastardo Enrique de Trastamara, que pretendía el trono. Pedro y Enrique, al encontrarse, se enzarzaron en una pelea de muerte con sus puñales en la mano, Bertrand Du Guesclin estaba presente. Parece ser que Pedro era el más fuerte y no tardó en derribar a Enrique y abalanzarse sobre él; fue entonces cuando dicen que Du Guesclin pronunció la famosa frase y, sujetando a Pedro, hizo que Enrique hundiese su puñal en el cuerpo de aquel, quien murió en el acto.

Efectivamente, Du Guesclin ayudaba a su señor, que en aquella ocasión era Enrique de Trastamara. Pero podía haberlo sido Pedro o cualquier otro, porque los estimables servicios del caballero Du Guesclin se compraban como los de todos los soldados de la época.

Bertrand Du Guesclin era un guerrero bretón que se había distinguido en su juventud por sus hazañas en todo aquello que requiera fuerza, destreza y valor. Hizo una rápida carrera militar al servicio de Charles de Blois, durante la Guerra de los Cien Años, defendiendo la ciudad de Rennes contra los ingleses, por lo que fue armado caballero en 1357. Luego conquistó diversas fortalezas y venció en la batalla de Cocherel, lo que permitió a Charles De Blois llegar a Reims para su coronación como Carlos V de Francia y a Du Guesclin le valió un condado y el título de mariscal de Normandía. Las temibles tropas que comandaba Du Guesclin se llamaban las Compañías Blancas, unas huestes mezcla de guerreros y de bandidos, tan capaces de plantar cara al ejército ingles como de asaltar una granja de ser necesario.

Entre 1360 y 1370, la Guerra de los Cien Años conoce la tregua que se derivó de la Paz de Bretigny. Las Compañias Blancas están ociosas cuando en España se lleva a cabo la rebelión de Enrique de Trastamara contra Pedro el Cruel, Pedro va a buscar el apoyo inglés, consiguiendo los servicios de Eduardo, el Principe Negro. Nada más lógico que Enrique entonces busque apoyo francés, y lo encuentra fácilmente con Carlos V, quien pone a su disposición a las partida de Du Guesclin. Por trescientos mil florines de oro, el caballero francés se avino a reclutar a sus fuerzas y emprender el camino de España contra Pedro I el Cruel, a cuyas tropas venció en la decisiva batalla de Montiel en 1369. Poco después tenía lugar la mencionada lucha a muerte entre los hermanos. La ayuda prestada le supuso a Du Guesclin los títulos de condestable de Castilla, duque de Molina y señor de Soria, Atienza y Almazán.

Cuando volvió a Francia en 1370, prosiguió la lucha contra los ingleses, a los que expulsó del país. Fue nombrado también condestable de Francia y murió en 1380 peleando en el sitios de Chateauneufde-Raudon.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s