HISTORIA – JOHN CHURCHILL

MAMBRÚ.

JOHN CHURCHILL

Su nombre, mapa o menos deformado, ha sido objeto de una conocidísima canción infantil que empieza: Mambrú se fue a la guerra…

Este Mambrú de la canción popular no es otro que Marlborough, nombre inmensamente famoso en toda Europa a principios del siglo XVIII, y del cual, si algo habría de contarse en una canción, sería precisamente , que se fue a la guerra. Porque John Churchill, duque de Marlborough, alcanzó casi toda su celebridad por su actuación en los campos de batalla.

John Churchill nacido en 1950, hizo una rápida carrera en el ejército, y cuando el ducque de York, su protector, subió al trono inglés con el nombre de Jacob II, Marlborough fue ascendido a general. Pero al invadir Inglaterra el principa de Orange, Marlborough se puso de su lado. Tras derrocar a Jacobo, el príncipe holandés reinó Inglaterra con el nombre de Guillermo III, y agradecido, nombró a Marlborough conde.

Aunque John Churchill, al subir al trono su protector el duque de York, como Jacobo II, fue nombrado barón y su posición en la corte no podía ser más sólida, no vaciló en unirse a los descontentos que maquinaban el derrocamiento del rey en favor de Guillermo de Orange; cuando éste desembarcó en Inglaterra, Churchill se puso a su lado y Guillermo, agradecido, lo nombró conde de Marlborough. Al subir al trono la reina Ana, Marlborogh fue nombrado duque.

Al subir al trono en 1702 la reina Ana, Marlborough, que estaba casado con Sara Jennings, gran amiga de la nueva reina, fue nombrado capitán general de las tropas británicas en la contienda mantenida contra Francia con motivo de la Guerra de Sucesión Española.

Las campañas de Marlborough en los Paises Bajos fueron una serie de éxitos militares que pronto le valieron ser nombrado duque. En agosto de 1704 Marlborough mantenía la gloriosa, aunque sangrienta victoria de Bleheim, en la que las tropas austro-inglesas derrotaban a las franco-bávaras determinando la retirada de Baviera de la lucha.  En 1706 y 1708, gracias a su gran sentido estratégico, sus tropas obtenían los triunfos de Ramillies y Oudenarde, con lo que la coalición se aseguraba el dominio de los Países Bajos.

Mientras tanto, en Inglaterra, el partido de la oposición, los tories, contrarios a la guerra, ganaba terreno frente a los whigs, a los que apoyaba Marlborough. La llegada de la noticia de la última batalla librada por éste, la de Malplaquet 1709, con incierto resultado, coincidió con la caída en desgracia de Sara Jennings ante la reina Ana.

Marlborough fue destituido de todos sus cargos y hubo de pasar al continente mientras los tories llegaban al poder. Marlborough sólo pudo volver a su patria y ser rehabilitado cuando Jorge I subió al trono.

John Churchil, duque de Marlborough, fue uno de los más grandes generales de todos los tiempos, y su popularidad en Europa fue inmensa. Una popularidad similar a la que habría de alcanzar dos siglos después un directo descendiente suyo: Winston Churchill.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s