HISTORIA – AMENHOTEP IV

LA REVOLUCIÓN RELIGIOSA EN EL ANTIGUO EGIPTO

Transcurrían los años 1370 a.c. El décimo faraón de la XVIII dinastía egipcia acababa de subir al trono, tenía veinticinco años y estaba casado con la hermosa Nefertiti.

De pronto, una noticia cundió con rapidez por toda la extensión del imperio de Egipto: el faraón había ordenado que solo se debía adorar a un único dios, Atón, el Sol. Hasta entonces, el pueblo egipcio adoraba a varios dioses.

El faraón que había dado tan sorprendente orden era Amenhotep IV o también llamado Amenofis,  y como en Egipto no se podía desobedecer al faraón, la orden iba a provocar una gran conmoción en el imperio. Pero Amenhotep no se conformó con eso. El mismo decidió cambiarse el nombre por Akhenatón, que quiere decir servidor de Atón. Además, decidió abandonar la capital, Tebas, y trasladarse con su corte a un lugar nuevo, a unos 300km., al cual hizo llamar Akhetatón que significa el horizonte de Atón, y que hoy son las famosas ruinas de Tell el-Amarna.

La conmoción política y social de las decisiones del visionario Akhenatón , cuya única preocupación consistía en ser grato con el dios Sol, levantándole templos y dedicándole ofrendas, fue enorme en todo el país. Existía una numerosa y poderosa clase social en Egipto formada por los sacerdotes, sobre todo por los consagrados al culto del dios Amón, la divinidad predominante en aquella época. Es de imaginarse su contrariedad al verse desautorizados por el faraón y al ver cerrados su templos y destruidas las imágenes a las que dirigían sus ritos.

Los templos en honor de Atón surgían por todos los centros religiosos del país. El pueblo se vio obligado a participar en la liturgia impuesta. La nueva corte se convirtió en un gran templo en el que reinaba un sacerdocio de conveniencia, de funcionarios dispuestos a oprimir al pueblo en la imposición del nuevo culto. La política exterior fue descuidada y Egipto sufrió un duro retroceso en su influencia sobre sus vecinos de Asia, algunos de los cuales decidieron aprovechar la situación y no vacilaron en atacar sus fronteras.

Si Akhenatón llegaba a reinar un tiempo más, quizá la revolución religiosa que introdujo hubiera acabado con su imperio. Pero murió pronto, en el año 1350 a.c., a los cuarenta y dos años, tras diecisiete de reinado, no se conoce bien si la muerte fue natural o provocada, y con el desaparecion su obra para bien de su pueblo. La corte volvió a Tebas, las reformas religiosas impuestas por Akhenatón quedaron abolidas, el propio Akhenatón fue declarado hereje y el culto a los anteriores dioses quedó establecido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s